{EL GATO COSMICO}

Blog: arte, música, tecnología, juegos, cultura...

martes, 25 de octubre de 2016

5 Artistas que hicieron que su depresión arte

Edvard Munch

Es posible que Munch tuviera trastorno bipolar, psicosis o ataques de pánico, conclusión a la que se llega al estudiar su propio diario, en el que describió algunas de sus alucinaciones visuales y auditivas. En 1908 fue hospitalizado por un aumento considerable de éstas, síntomas depresivos e ideas suicidas. Se cree que su obra más conocida: El grito, surgió de un episodio de pánico o alucinaciones. Sobre dicho cuadro mencionó:
“Iba por la calle con dos amigos cuando el sol se puso. De repente, el cielo se tornó rojo sangre y percibí un estremecimiento de tristeza. Un dolor desgarrador en el pecho”.



Vincent van Gogh


Vincent van Gogh luchaba contra el trastorno bipolar mientras pintaba algunas de las grandes obras de la Historia de la pintura. Las pruebas más concisas sobre sus problemas psicológicos son las cartas que enviaba a su hermano Theo:
Estoy molesto conmigo mismo porque no puedo hacer lo que me gustaría hacer, y en un momento así uno se siente como si estuviera atado de manos y pies en el fondo de un pozo oscuro y profundo, totalmente impotente”.
Existe cierta discusión sobre si van Gogh sufría trastorno bipolar, epilepsia o trastorno de personalidad límite.
El 23 de diciembre de 1888 se cortó parte de la oreja izquierda en uno de sus episodios depresivos o convulsivos, posteriormente fue internado en el hospital de Arles, donde se le diagnosticó “Manía aguda con delirio generalizado”.


Francisco de Goya

El pintor español Francisco de Goya y Lucientes fue otro de los artistas que padeció un trastorno mental. Aunque murió a los 82 años, desde los 30 sufrió episodios depresivos cada tres años. Tan importante fue su enfermedad en su obra, que sus biógrafos dividen sus pinturas en dos periodos: antes y después de su enfermedad. La primera etapa estuvo caracterizada por alegría y luminosidad, la segunda por fantasmas y  horror.
En 1972 se sitúa la línea que divide ambos periodos; con 46 años, mientras estaba en Sevilla, sufrió una enfermedad que le causó perdida de la audición, dolores de cabeza, graves problemas de visión y debilidad en el brazo derecho. Al poco tiempo esos síntomas físicos se convirtieron en síntomas mentales: sentimientos de tristeza, alucinaciones y delirios.


Picasso

Se cree que Picasso sufrió depresión durante su conocida etapa azul. Tras el suicidio de su amigo Casagemas en 1901, comenzó a pintar cuadros en los que predominaban los tonos azules. Aunque Picasso fue normalmente una persona sociable y a la que le gustaba salir, cayó en una tristeza que lo llevó a pintar cuadros melancólicos y de personas marginadas por la sociedad como mendigos, ciegos o mujeres en la miseria. Esto provocó que el público no se interesara tanto por sus obras y tuvo dificultad en venderlas. Afortunadamente esta situación fue temporal, ya que Picasso murió millonario con una fortuna aproximada de 500 millones de dólares.




Edgar Allan Poe



El escritor y poeta estadounidense Edgar Allan Poe también sufrió de depresión, hecho que probablemente le llevó a escribir poemas oscuros como El cuervo. Tuvo una vida llena de desgracia: perdió a su madre por tuberculosis a los 2 años, más tarde fue adoptado, aunque también murió su madre adoptiva. Al entrar en la Universidad de Virginia, e introducirse  en el mundo de las apuestas, discutió con su padre adoptivo y se alejó de su familia. Se casó, pero su esposa adoleció de enfermedades constantes y falleció a los 25 años en 1847. Se cree que murió intoxicado por alcohol en 1849.
En su juventud Poe fue un chico con una buena autoestima, aunque a medida que envejeció comenzó a beber y a tener una visión más negativa de la vida. Fue descrito por sus compañeros y familia como melancólico y orgulloso, comportamiento que mostró cuando se negó a recibir dinero cuando él y su esposa estaban enfermos e incapaces de trabajar. Adquirió el mote de “el hombre que nunca sonríe”. En una de las cartas de Poe se puede observar su dramatismo y melancolía:
Creo que Dios me dio una chispa de genio, pero la apagó en la miseria”.






4 comentarios: